La odontofobia (del griego odonto y phobos,) se describe como el temor o miedo a acudir a la consulta del dentista ya sea de manera preventiva o para la realización de algún tratamiento necesario para conservar una adecuada salud bucodental.

Hay personas que experimentan dolor intenso, flemones o abscesos en alguna pieza dental y, aun así, tienden a retrasar la solución solo por no sentarse en un sillón dental. Para muchas personas, ese miedo exacerbado nace de experiencias traumáticas anteriores, pero también hay casos en que es un miedo aprendido o heredado, fruto de una mala educación bucodental.

Según un estudio reciente del Instituto Dental del King’s College de Londres (Reino Unido),  “La odontofobia puede tener una incidencia negativa enorme sobre la calidad de vida del paciente y puede condicionar su bienestar fisiológico, psicológico, social y emocional y laboral”.

“The oral health of individuals with dental phobia: A multivariate analysis of the Adult Dental Health Survey, 2009, BDJ volume 222, pages 595–604, April 2017”

En ese sentido, el estudio evaluó las historias dentales de 10.900 personas que voluntariamente participaron en la Encuesta de Salud Dental de los Adultos de Reino Unido. Algo más del 12% (mujeres en un 75%,) de los encuestados padecían fobia dental y, como era de esperar, tuvieron una mayor incidencia de caries, pérdida de piezas dentales y episodios de sangrado de las encías, entre otros.

La encuesta señaló que la calidad de vida es un factor ligado directamente a la salud oral, resultando ser considerablemente mas baja en pacientes con odontofobia, “por lo general, las enfermedades orales no suelen amenazar la vida de los pacientes. Pero sí pueden afectar a la capacidad de las personas para comer, beber, hablar y socializar. Y esto puede tener un impacto en su calidad de vida, afectando a su bienestar tanto psicológico y fisiológico como social y emocional

Te proponemos hacer un sencillo test para para averiguar si eres una persona con fobia dental, o lo que es lo mismo, tienes un nivel de ansiedad severa.

Sea cual sea el resultado, no debes preocuparte puesto que para cada caso existe una solución. En Anestal estamos para ayudarte y que puedas someterte a cualquier procedimiento de manera segura y sin ansiedad.

Una herramienta excelente para el buen manejo de los pacientes odontofóbicos es la sedación consciente.

La sedación consciente es una herramienta excelente para el tratamiento de los pacientes odontofóbicos,  favorece que el paciente se sienta relajado y cómodo, evita cualquier tipo de molestias y es de gran utilidad para que pueda sentirse más tranquilo en siguientes visitas.